4 comentarios

La jaula del sueño americano

Nick Nolte es Paddy Conlon, un alcohólico que desde hace 1000 días no bebe un trago. Redime su pasado violento (y que provocó la desunión de su familia) yendo a las reuniones en la iglesia y escuchando Moby Dick de Melville en cassetes de audio. Su casa, ahora vacía, es austera. Una Biblia al lado del velador, algún libro de Steinbeck y toma té. Nolte compone su personaje desde la profundidad de su voz ronca, inconfundible y el paso cansino de los años. Uno calcula lo difícil que debe ser mantener la templanza de un inmigrante irlandés sin beber alcohol.biblia Nolte

Paddy Conlon tiene dos hijos. Uno que lleva el apellido de su madre, Tommy Riordan (Tom Hardy), un ex marine, del que luego sabremos que es un héroe de guerra (en Irak) y que desertó al ser víctima de un bombardeo “amigo” en donde murieron sus camaradas. El otro hijo, Brendan (Joel Edgerton), es un profesor de física, agobiado por las deudas de la hipoteca de su casa. Ambos hijos son luchadores de artes marciales mixtas que son esos combates que incorporan técnicas de distintas artes marciales y que en su versión más popular (es decir televisada) el escenario es el octógono en donde los luchadores son encerrados en una jaula.

Tanto Brendan como Tommy combaten en un torneo (el Sparta) que reparte 5 millones de dólares para el ganador. El torneo se desarrolla en sólo 24 horas. Tommy es entrenado por su padre, lo cual deriva en una relación conflictiva, obviamente por el pasado. Brendan trata de mantener a su esposa y sus dos hijas peleando clandestinamente en cabarets, lo cual deriva en la suspensión de su cargo en la escuela. El film se llama Warrior (2011) y lo dirige Gavin O´Connor que en el año 2004 realizó otro film deportivo llamado Miracle en la que Kurt Russell componía también al entrenador de hockey sobre hielo de EEUU que le quitaba el invicto al poderosa URSS en los juegos olímpicos de invierno de 1980, en el cenit de la guerra fría, durante la presidencia de Carter y con los fiascos de Watergate, Irangate y Vietnam a cuestas. En otras palabras, Gavin O´Connor sabe narrar la épica deportiva y cristalizarlas en el sueño americano.

Pero lo interesante de Warrior es cómo hace el cine americano para acercarse hoy al relato del sueño. El que organiza el torneo es un otrora especulador de fondos de inversión que decide trocar la timba financiera por el circo romano. América ha dejado de ser la tierra de las oportunidades. El sueño hay que buscarlo dentro de una jaula y si el luchador es pulverizado la posibilidad de escapar de la pesadilla del presente se esfuma. Rebobinemos. Brendan pelea para que no le rifen la casa (la pesadilla de la burbuja inmobiliaria). Tommy (del cual nos enteraremos que es desertor) para dejarle dinero a una familia de un compañero de armas que falleció en Irak (consecuencia de la pesadilla de las guerras en las que EEUU se embarca).

Distintas son las maneras de narrar los combates porque distintas son la envergadura y el estilo de los luchadores. Breves y explosivos son los combates de Tommy, debido a que es un noqueador. Pura potencia y resentimiento. Como si la cámara no tuviera tiempo de acomodarse. La instantaneidad del nocaut no tiene narración.

En Brendan los combates sí tienen desarrollo. Hay rounds. Hay progresión dramática. La falta de envergadura física es suplantada por la estilización. Brendan supera a sus oponentes mediante llaves y tomas (a pesar de sufrir previamente un duro castigo). La inteligencia superando a la potencia. La incertidumbre del combate es el engranaje que el cine americano pone en juego para narrar el sueño. A esta altura uno sabe que los hermanos se enfrentarán en la final, pero otra vez pisamos el palito porque la industria del sueño ya desplegó todos sus artilugios y su condensación emotiva. Si a esto le sumamos un combate final con la canción About today de The Nacional no nos queda escapatoria. Sucumbimos en esa misma historia. Y aun así no deja de ser estremecedor que alcanzar el sueño americano en este presente sea la conjunción de la violencia y la tristeza de un pasado al que no se puede volver. Involuntariamente es el relato del fracaso de una nación. América abandonó a sus inmigrantes. América aún espera un nuevo Roosevelt que proporcione otro new deal.

 

Pablo Moreno

Anuncios

4 comentarios el “La jaula del sueño americano

  1. […] = '';} }Kimbo Slice logra ganar una pelea por KO en los últimos 3 segundosHermanoCerdoLa jaula del sueño americano Sleep Deprivationgoogle_ad_client = "ca-pub-8325370154533327"; /* sleep cluster – 728×15 */ […]

    Me gusta

  2. la fecha de estreno?

    Me gusta

    • No se si estrena o se ira directo a dvd. Nick Nolte fue nominado para el Oscar como mejor actor de reparto por este el film. Creo que al menos Acero Cali iría a verla.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: